El velódromo del Club Ciclista Lima construido en 1897 dejó de ser utilizado para las carreras de bicicletas. Un nuevo deporte, de moda, llegaba a Lima: las carreras de galgos. Los galgos son perros de raza especial que fueron utilizados para carreras de apuestas, su forma aerodinámica y su atlética figura les permiten alcanzar hasta 60 kilómetros por hora.

En Lima se organizó el primer canódromo cuya administración estuvo a cargo de la empresa “Lima Kennel Park” dirigida por el señor Zimmermann.
Para esto se realizaron varias modificaciones a las instalaciones, las tribunas y la pista de competencia. El 1 de setiembre de 1928 se realizó la inauguración del canódromo de Lima. El Comercio informó:
“El espectáculo de anoche, en el que se inauguraba la temporada, se vio muy concurrido. El público tuvo momentos de emoción al ver correr velozmente a los perros en persecución de una liebre mecánica, movible a merced de un procedimiento ingenioso. Los espectadores siguieron con interés el curso de las carreras y prodigaron sus aplausos a los galgos ganadores” (El Comercio, 2 de noviembre de 1928)
A la inauguración fue invitado el presidente Augusto B. Leguía que llegó cuando todo había comenzado, a las 11 de la noche.
Inauguración del canódromo de Lima.
A partir de la fecha, las carreras de galgos se pusieron de moda en Lima. Espectáculos como las corridas de toros y peleas de gallos tuvieron que competir por la atención del público limeño.
Este espectáculo despertó la afición de la sociedad limeña, en especial de las mujeres quienes iban a ver competir a los “perritos”. 
Las carreras eran promocionadas como: “lo más emocionante”, “lo más culto” y “lo más moderno”. “Todo lo chic, distinguido y lo más elegante de Lima acude a diario a presenciar el moderno deporte”.
Definitivamente, fue una afición de la aristocracia y la clase media alta. Un deporte moderno, a diferencia de las peleas de gallos, el boxeo y las corridas de toros se eran considerados espectáculos para el pueblo.
La entrada al canódromo costaba un sol, con derecho al ingreso de una dama en preferencial y medio sol en tribuna popular.
Anuncio de las carreras de galgos
Todas las carreras empezaban a las 9:30 de la noche, este horario a altas horas de la noche nos da una idea del grado de modernización de la ciudad de Lima que ya contaba con alumbrado eléctrico desde décadas atrás y había ido desarrollando una vida nocturna interesante.
Las carreras de galgos
Los galgos corrían detrás de la liebre mecánica en pista libre y en la modalidad de carreras con obstáculos y vallas. La distancia recorrida era de un cuarto de milla. Las carreras eran de 8 galgos por vuelta.
Carrera de galgos, la liebre mecánica va adelante
Alrededor de la pista se encontraban las tribunas. La antigua tribuna del velódromo de Lima fue acondicionada como tribuna principal.
Alrededor de los perros se realizaban interesantes apuestas. Algunas empresas y particulares auspiciaron este espectáculo y regalaron copas y preseas para los dueños de los canes ganadores.
Los primeros galgos que compitieron en el canódromo de Lima fueron importados de Inglaterra, Estados Unidos, Venezuela y Panamá. Fue celebre la perra “Lady Here”, ganadora en Irlanda, Panamá y Venezuela.
Posteriormente se realizaron carreras con galgos nacionales, donde importantes familias de Lima eran aficionadas.
Manuela Rosa de Boza y sus galgos
Los primeros stuts o equipos de competición peruanos fueron:
“Boca” de la Srta. Victoria Graña.
“Huando” de la Srta. Manuela R. B. de Boza.
“Gitano” de la Srta. Pepita Velarde.
“Chicote” del Señor H. Campodónico.
“Princesa” de la Srta. Mercedes A. de Puente.
“Muchacho” de la Srta. Pepita Velarde.
“Gavilán” del señor José Leguía S.
“Corneta” del señor Luis A. Suárez.
De esta manera se realizaron las carreras de galgos. En los años 30 las carreras se trasladaron al nuevo canódromo en el distrito de Breña, donde actualmente funciona el colegio La Salle. Pero esa es una historia que les contaré otro día.
Ubicación actual del canódromo de Lima, ex-velódromo del Club Ciclista Lima. La pista forma parte del  Parque Velarde en la urbanización de Santa Beatríz, cerca del Estadio Nacional.
Jaula de los galgos en el "Kennel Park Lima".

Fuente
“Diversiones y espectáculos públicos en la Lima del oncenio” (en prensa)
4

Ver comentarios

Cargando